PLACA COSTAL CON MALFORMACIÓN

Allaeochelys cf. delheidi Dollo, 1886

EOCENO MEDIO (42 ma)

Casaseca de Campeán, Zamora.

STUS-15923

 

Este fragmento posterior de una placa costal de Allaeochelys, muestra una perforación en su cara dorsal. No se ha realizado un estudio científíco que permita afirmar su origen, pero podemos barajar la hipótesis que se la pudo producir un cocodrilo, ya que eran los únicos grandes depredadores de esta época. Además la forma de la perforación es elíptica y nos proporciona pistas para averiguar que cocodrilo fue el causante.

En el Eoceno de Zamora, únicamente hay dos géneros de cocodrilos con dientes comprimidos lateralmente, Iberosuchus y Duerosuchus. Éste último es de muy pequeño tamaño, por lo que no pudo producirla. Por lo tanto el culpable podría haber sido Iberosuchus. En la cara visceral de la placa, observamos que presenta las cicatrices de haber sufrido una importante infección, lo que nos hace suponer que este género de cocodrilo podía tener bacterias en su boca o inyectar algún tipo de veneno como los actuales dragones de Komodo o la gran mayoría de los varanos, siempre suponiendo la hipótesis inicial.